Al rededor de 25% de los casos de infertilidad femenina se deben a factor tubárico, es decir, que las trompas de Falopio, que son los conductos encargados de transportar los espermatozoides hacia el óvulo y de conducir este último ya fertilizado, se encuentran con algún tipo de lesión, ya sea bloqueo o adherencia que fije dicha estructura e impida su buen funcionamiento.

Muchas de las enfermedades que producen alteraciones a este nivel son de origen infeccioso. Los gérmenes más frecuentes son Gonorrea, Clamidia y y otros patógenos que producen una reacción inflamatoria que provoca cicatrización anómala que no permite el buen funcionamiento de las trompas. Se estima que con un episodio de enfermedad pélvica aguda habrá 30% de infertilidad, con dos un 50% y con tres hasta 70%. Estas predicciones son bastamente alarmantes, sobre todo entre la población joven, en la que el riesgo es mayor, en especial si existe más de una pareja.

Además de la imposibilidad de tener un embarazo, el factor tubo-peritoneal se relaciona frecuentemente con embarazo ectópico, que es cuando el embrión no llega a la cavidad uterina por alteraciones en el diámetro y parte interna de la trompa que impide su transporte adecuado. Así, al crecer el embarazo en la trompa ovario u otro sitio destruirá este tejido y ocasionará sangrado, perdiéndose el embarazo y la mujer con riesgo de perder la vida.

No obstante, se debe remarcar que, al igual que otras enfermedades, este tipo de problemas son fáciles de prevenir, por lo que se recomienda: relaciones sexuales monogámicas, pareja sexual sana, empleo de condón como anticonceptivo y tratamiento en caso de presentar este padecimiento.

Otro tipo de factores que causan bloqueo tubario son las cirugías pélvicas (ovario, apéndice, etc.) y la endometriosis.

Schering-Plough es ahora parte de MSD | MSD Chile | Contáctenos | Mapa de sitio